La filosofía de Escuela de Vida. Sus aportes para la promoción de la vida independiente en el colectivo de personas con discapacidad Intelectual

Publicado: 
Ago. 01, 2013
Fuente: llán, N. y Molina, J. (2013). La Filosofía de Escuela de Vida. Sus aportes para la promoción de la vida independiente en el colectivo de personas con discapacidad intelectual. Revista Latinoamericana de Educación Inclusiva, 7(1), 23-38.

Bajo la filosofía de la Escuela de Vida se expone en este trabajo un modelo formativo para la vida autónoma de personas con discapacidad intelectual diseñado a la luz de su derecho a vivir de forma independiente y a ser incluidos en la comunidad, conforme a la Convención de las Personas con Discapacidad (CDPD) celebrada en 2006 en Nueva York.
 
Escuela de Vida
La filosofía Escuela de Vida propone una nueva perspectiva para encarar iniciativas destinadas a personas con discapacidad intelectual y en particular con síndrome de Down, a partir del reconocimiento de su derecho y capacidad de control y elección, en el marco de sus limitaciones, en lo que a su vida se refiere. Los postulados centrales de este paradigma tienen como referentes la mencionada Convención y el Movimiento de Vida Independiente.
 
El modelo formativo propuesto, de índole psicoeducativa, integral y holística, se desarrolla –por iniciativa de la Federación Down España en el marco de la Red Nacional de Escuelas de Vida– en tres modalidades: Proyecto Amigo, Vivienda Compartida y Viviendo entre Amigos.
 
Desde esta perspectiva el fenómeno de la discapacidad se comprende como un problema de derechos humanos cuya raíz radica en las condiciones que impone la sociedad y no en las limitaciones individuales. Consecuentemente, su atención demanda la cristalización de cambios sociales.
 
En pos de una vida independiente
La propuesta, se indica, se encuentra en proceso de validación de buenas prácticas. Entre las conclusiones que se adelantan se reafirma que el modelo favorece la adquisición, el desarrollo y el mantenimiento de habilidades y competencias requeridas para llevar una vida autónoma e independiente, destacando que se percibe el mejoramiento de la salud de los participantes, el aumento en la autoestima y fortalecimiento del autoconcepto.
 
Los programas Proyecto Amigo y Viviendas Compartidas, se argumenta, brindaron a la mayoría de los participantes la primera oportunidad de actuar fuera de la entidad familiar, emprender iniciativas y tomar decisiones. Asimismo, se destaca el aporte de estas iniciativas a los profesionales y padres de personas con discapacidad.
Actualizado: Sep. 14, 2013
Imprimir
Comentario

Compartir:

Comentarios en Facebook: