Aprendizaje basado en proyectos: una propuesta didáctica para el desarrollo socioemocional

Publicado: 
Enero-junio 2021

Fuente: Revista Saberes Educativos. N° 6. Enero-junio 2021. PP. 76-94. (Reseñado por el equipo del Portal).

A través de una propuesta educativa basada en la metodología del aprendizaje basado en proyectos (ABP) en esta aportación se invitó a reflexionar acerca de sus implicancias en el desarrollo socioemocional de los estudiantes, cuya importancia se destacó a lo largo de todo el trabajo, así como de los desafíos que trae aparejados en la labor docente.

La iniciativa está enmarcada en los cambios curriculares implementados últimamente por el ministerio de educación chileno que contempla la formación integral de los discentes desde los aspectos cognitivo, social y emocional.

Este enfoque está sustentado en estudios que evidenciaron que la aplicación de programas de desarrollo socioemocional lograron incrementar los índices que reflejan «bienestar general, relaciones interpersonales, aprendizaje, compromiso; rendimiento académico y dominio de contenidos». Por otro lado, el impacto de estas prácticas también generó una baja en síntomas de depresión.

Propuesta didáctica
La propuesta está destinada a estudiantes de 3° y 4° año de enseñanza media; se desarrolla bajo la metodología del ABP –cuyos fundamentos se revisaron ampliamente– que articula con las nuevas bases curriculares mencionadas. Se señaló que los participantes pueden elegir diferentes asignaturas.

En este contexto se planteó la necesidad de abordar la interdisciplinareidad que caracteriza este proceso, mediante prácticas dialógicas y «exploraciones transversales». Se ejemplifica con la temática: «Cambio climático y desastres medioambientales».

Metodología del ABP y aprendizaje socioemocional

El artículo se centró en la identificación de las distintas dimensiones del aprendizaje socioemocional en el marco de la implementación de la metodología ABP y sus implicaciones en las prácticas educativas.

La metodología del ABP, se afirmó, adjudica al alumnado un rol activo y un trabajo autónomo. Por otro lado, el papel de los docentes está encauzado hacia «una labor de supervisión, guía y mediación». Entre las numerosas competencias que promueve se destacaron las habilidades para el siglo XXI, «enmarcadas por la Unesco dentro de cuatro categorías: maneras de pensar, maneras de vivir el mundo, herramientas para trabajar y maneras de trabajar (Scott, 2015)».

En términos generales, el ABP consiste en la construcción de un proyecto real de manera colaborativa, partiendo de la motivación intrínseca de los estudiantes ya que está centrado en un tema de su interés.

En el plano del aprendizaje socioemocional, se hizo referencia al proceso de autoconocimiento, a través del cual los alumnos identifican sus «emociones, pensamientos y valores», que impactan en su comportamiento. Asimismo, se aludió al impacto positivo de las competencias socioemocionales del profesorado en sus prácticas de enseñanza.

Bajo este prisma, la evaluación, formativa y sumativa, se encaró desde diferentes miradas: autoevaluación de los estudiantes, evaluación de pares y demás.

***
En el trabajo se aludió a normativas vigentes en el sistema educativo chileno a nivel nacional, relacionadas con la convivencia escolar.

***

Referencia

Scott, C. (2015). El futuro del aprendizaje 2 ¿Qué tipo de aprendizaje se necesita en el siglo XXI? Unesco. 

Actualizado: Mayo. 30, 2021
Imprimir
Comentario

Compartir:

Comentarios en Facebook: