Cosmopolitismo, patriotismo y ecología

Publicado: 
Otoño 2013
Fuente: Encounters on Education/Encuentros sobre Educación Vol. 13, 2012, 15-26.
 
Los beneficios y riesgos de la educación para el cosmopolitismo se analizan en esta aportación en relación a la creciente globalización y al resurgimiento del excepcionalismo estadounidense, a la luz de la propuesta del cosmopolitismo ecológico (Noddings, 2012).
 
La creciente globalización, se expone, genera la necesidad de incrementar la cooperación internacional y renueva el interés en el cosmopolitismo, que requiere escuchar a otros.
 
Por otro lado, se señala, la expectativa generalizada de la educación es que afiance el patriotismo que precisamente, cuestiona dicho escuchar y preserva el orgullo por la identidad nacional.
 
Para abordar el cosmopolitismo en las escuelas se sugiere enfocarse en el pensamiento ecológico, de cara a la atención integral de la comunidad. Bajo este prisma, la conexión constituye un concepto clave tanto en cuanto a las dimensiones físicas y emocionales de las diversas formas de vida así como al quehacer interdisciplinar en el ámbito educativo.
 
El patriotismo marcadamente nacionalista, se concluye, no es sano ni para el planeta ni para cada país. Frecuentemente, el cosmopolitismo ecológico deriva en el cosmopolitismo político ya que al trabajar en la resolución de problemas ambientales se aprende a implementar el requisito principal del cuidado: escuchar.
 
Cabe destacar que el desarrollo de los planteos está contextualizado en la realidad estadounidense y que se amplía acerca de los argumentos que plantea Martha Nussbaum (1996) para orientar la educación cívica hacia el cosmopolitismo.
 
Referencias
Noddings, N. (2012). Peace education: How we come to love and hate war. Cambridge: Cambridge University Press.
 
Nussbaum, M.C. (1996). For Love of country? Ed. J. Cohen. Boston: Beacon Press.
Actualizado: Mayo. 02, 2013
Imprimir
Comentario

Compartir:

Comentarios en Facebook:

Agregar comentario: