Educación: ¿arte, burocracia o artesanía? Por una nueva metáfora de la teoría y la práctica educativa

Publicado: 
Mayo. 01, 2011
Fuente: Pedagogía y Trabajo Social; Vol 1, No 1 (2011): Mayo, 2011, 27-50.
 
La falta de coherencia entre los modelos teóricos y la práctica educativa constituye, según se expone en este artículo, uno de los principales interrogantes que afrontan actualmente los profesionales en los campos de educación, trabajo social, pedagogía y demás.
 
El análisis de este desencuentro se centra en la metáfora, comprendida como la estructura básica que organiza el pensamiento y la acción, concepto introducido por Lakoff y Jonhson (1986).
 
El autor señala que en nuestra sociedad predominan dos metáforas que consideran la educación como un arte o como un acto burocrático, respectivamente. Dadas sus limitaciones, que se delinean, se presenta un paradigma educativo alternativo desde cuya perspectiva la educación se concibe como una artesanía colectiva. Esta propuesta se elabora sobre la base de la obra El artesano de R. Sennett (2009) y el enfoque del pragmatismo, y esencialmente de uno de sus pilares: el vínculo indisoluble entre pensamiento y acción, tal se refleja en el acto educativo.
 
Los ejes básicos de la metáfora de artesanía colectiva sobre los que se amplía son: motivación; dificultades, errores y fracasos educativos integrados al proceso de aprendizaje; destrezas y habilidades; organización del trabajo educativo y la concepción del tiempo.
 
Los intercambios y el compromiso compartido se destacan como elementos fundamentales del modelo propuesto, junto con los arriba mencionados. Se subraya que la lentitud representa un requisito indispensable para permitir la reflexión, el error, la imaginación, la madurez.
 
En un cuadro comparativo se exponen las diferencias que registran las tres metáforas en lo que se refiere a la noción del tiempo y de otras dimensiones. Se recomienda implementar Iniciativas de aprendizaje y de comunidad en red con el fin de favorecer la participación de los diferentes actores del entorno (familiares, vecinos, ayuntamientos, etc.) en el proceso educativo.
 
La metáfora alternativa expuesta, se concluye, apunta a experimentar una educación diferente, enfocada hacia el compromiso con la calidad de las relaciones, el trabajo, las emociones y los resultados, «especialmente los de aquellas personas más desfavorecidas».

Referencias
Lakoff, G., Johnson, M. (1986). Metáforas de la vida cotidiana. Madrid: Cátedra.
Sennett, R. (2009). El artesano. Barcelona: Anagrama.
Actualizado: Oct. 24, 2012
Imprimir
Comentario

Compartir:

Comentarios en Facebook:

Agregar comentario: