Adoquines y anclas – El hambre de saber y los saberes del hambre

Publicado: 
10 de abril 2010
Fuente: Revista Iberoamericana de Educación N° 52/3 – 10 de abril 2010
 

En este singular artículo, escrito en un estilo personal y anecdótico –publicado en el marco de la columna de opinión «Las miradas de Jano» de la citada revista– el autor, Pablo Gentili, se centra en los nuevos desafios que enfrenta la escuela a partir de la incorporación al proceso de escolaridad de un sector de la infancia que antes permanecía excluído: niños que padecen desnutrición crónica.

 
Partiendo del análisis de la frecuente recurrencia al argumento competitivo como clave del éxito escolar y profesional, Gentili cuestiona la popular concepción según la cual, el peso del entorno es mínimo y el factor determinante de los logros son las capacidad individuales.
 
El autor examina detenidamente el problema del hambre en América Latina y el Caribe, en el contexto de su incidencia en el proceso de aprendizaje y señala que en muchos países de la región, la escuela pública constituye actualmente la principal agencia de alimentación de la infancia después de la familia. Asimismo manifesta su estupor ante los pocos estudios sobre la incidencia del hambre en el campo educativo y su falta de relevancia, como problema analítico, en las instituciones de formación docente.
 
Entre los datos que reflejan las estadísticas expuestas, el autor subraya: 18 millones de niños menores de 12 años que padecen hambre enAmérica Latina y el Caribe.
 
Entre los informes citados cabe destacar: El hambre y el aprendizaje elaborado por el Programa Mundial de Alimentos (WFP, por sus siglas en inglés) en el 2006..
 
Referencia:
WFP/FAO. Serie de informes sobre el hambre en el mundo 2006. El hambre y el aprendizaje. Roma, 2006.
Actualizado: Jun. 10, 2011
Imprimir
Comentario

Compartir:

Comentarios en Facebook:

Agregar comentario: