Un aula para la justicia social

Publicado: 
Abril 2018

Fuente: Morcillo Loro, V. (2018). Un aula para la justicia social. Revista del CISEN ‎‎Tramas/Maepova, 6 (1), 37-54. (Reseñado por el equipo del Portal).‎

Desde la perspectiva de este trabajo, el aula se comprende como un ‎ecosistema «abierto, ‎interactivo y multidireccional» destinado al desarrollo de ‎un proceso educativo sustentado en ‎los principios de equidad, justicia social e ‎inclusión escolar. ‎

En este contexto se alude al «mundo líquido», término acuñado por Zigmunt Bauman ‎‎(2013) como ‎reflejo del giro de lo previsible y perdurable hacia la fugacidad e ‎incertidumbre, y a la Pedagogía ‎de la esperanza de Freire (1993), obra en la ‎que plantea la necesidad de mantener viva la ‎expectativa del cambio.‎

El aula se caracteriza como un ámbito «singular» y se analiza desde dos ‎prismas: la inclusión ‎educativa y las voces de los alumnos, y en sus tres ‎dimensiones: espacio físico, grupo humano ‎y ambiente de aprendizaje. ‎Además, se destaca la reconocida capacidad transformadora de la ‎escuela y ‎su significativo aporte para promover los derechos humanos y la movilidad ‎social.‎

Si bien los alumnos, desde este enfoque, son considerados participantes ‎activos de su ‎aprendizaje, al maestro se le atribuye un rol clave y transformador.‎

El aula como ámbito inclusivo
Para afrontar la complejidad de la inclusión se sugiere configurar redes de ‎colaboración, dentro ‎de las escuelas y entre ellas, así como con la comunidad. ‎Por otro lado, se resalta la necesidad de implementar cambios en las ‎relaciones educadores-‎discentes, sustentándolas sobre el aprendizaje mutuo y ‎promoviendo en los alumnos la ‎expresión personal, la reflexión, y la toma de ‎decisiones.‎

El reto actual, se concluye, consiste en evitar la deserción escolar y garantizar el ‎derecho de ‎aprender de todos mediante la consolidación de un sistema ‎educativo más democrático, ‎equitativo y socialmente justo, sobre la base de un ‎currículo contextualizado con la vida de los ‎alumnos: abierto, flexible, inclusivo y ‎orientado hacia la transformación social.‎

Referencias
Bauman, Z. (2013). Sobre la educación en un mundo líquido: conversaciones con Ricardo ‎‎Mazzeo. Buenos Aires: Paidós.‎

Freire, P. (1993). Pedagogía de la esperanza: un encuentro con pedagogía del oprimido. ‎‎México: Siglo XXI.‎

Actualizado: Jun. 05, 2018
Imprimir
Comentario

Compartir:

Comentarios en Facebook:

Agregar comentario: